Noticias Diario El Litoral en vivo.

domingo, 2 de septiembre de 2007

15 de Setiembre. Día de La Fiesta del Pueblo



El 15 de Setiembre es la fiesta del pueblo en Cayastacito, en honor a su Santa Patrona Nuestra Señora de Los Dolores. En esta antigua fotografía, vemos el poder de convocatoria que tenían esas fiestas en el pasado con la procesión que acompañaba a la virgen.

Mujeres y hombres de todas las edades junto a ellos sus niños, algunos en brazos, otros caminando a la par de los mayores. Todos con sus mejores ropas en una magnífica manifestación de fé y devoción.

La primera casa que se observa, en la esquina de la plaza, era la de María Inés Gonzalez, mamá de Fabian García, quien además de ser enfermera tenía una mercería y quiosco llamado "Baratillo El Caburé". En su negocio íbamos a comprar caramelos y chupetines con lo que nos sobraba de vuelto de los mandados que hacíamos. Hilos, agujas, botones, velas, fósforos, eran artículos muy comunes en las ventas de todos los días.

2 comentarios:

Daniel dijo...

15 de septiembre, tantos bellos recuerdos, confusos algunos por el olvido de los años, otros melancólicos, pero en general lindos.
Recuerdo que comenzaba la mañana con juegos para los chicos, instalados en el cantero central.El señor con las pelotitas de plástico inflable, los muñequitos azules y amarillos y el juego que mas me apasionaba era una pista de carreras de caballos, todo de lata, que no se como funcionaba, pero que el sr ponía en movimiento con una manivela en uno de sus extremos. Luego los juegos se interrumpían para dar inicio a la procesión con el retiro de la imágen de la virgen para en procesión alrededor de la plaza, era regresada a la iglesia luego del ritual religioso. Posteriormente, la fiesta se continuaba con juegos cerca del club Federal. El 15 de septiembre era todo un acontecimiento para el pueblo. Lindos recuerdos.
Daniel Mujica

ana dijo...

Que tierno,me hace acordar a las procesiones alrededor de la plaza de PARANA hace unos cuantos años.
RECUERDO que los adoquines y las vias del tranvia nos hacìan doler los piès y eso era una especie de sacrificio para llegar al cielo.